6.5.04

Tener madera

Atanasio Alegre siempre está contando historias y para cada ocasión tiene una anécdota que puede complementar una conversación. Inclusive, hasta puede culminarla con mucha gracia. Su nueva novela El club de la caoba, que viene a formar parte de una trilogía con Las luciérnagas del cerro Colorado y de otro que estará por venir, nos reafirma esa gran capacidad de conversador, pero llevada a lo escrito, retratando a una sociedad que no le interesa lo que suceda allá afuera, que trata de olvidar un pasado. No importa si es a costa de la muerte o asesinatos de otros. Lo importante es vivir, aunque algunos no puedan hacerlo en un país donde todos son extranjeros: los que nacieron adentro, pero fueron desplazados hacia la ciudad, y los que vienen de afuera. Estamos hechos de minorías aunque parezca lo contrario. La gran diferencia reside en aquellos que lograron hacer dinero y aprovecharon la bonanza del país. Y para eso, al parecer, hay que tener mucha madera. El club de la caoba es una novela coral que en cada capítulo está comenzando la historia –como el país– porque todos los personajes tienen algo que mostrar. Ellos le advierten al lector que “la regla de oro es sobrevivir con el menor número de molestias”.

El club de la caoba, de Atanasio Alegre
Alfadil Ediciones, Ludens, 2004
Publicar un comentario