2.12.05

Las alegrías vienen de la cultura y los dramas de la política

Guadalajara, 30 de Nov. (ABN).- La literatura peruana ha dado buenas noticias, afirmó Alfredo Bryce Echenique en un homenaje que se realizó a su obra literaria en la 19 Feria Internacional del Libro (FIL) Guadalajara 2005.

Las alegrías del Perú, según el autor de La vida exagerada de Martín Romaña, vienen de la cultura mientras que «los dramas vienen de la política».

«Nos alegramos cuando Alonso Cueto ganó el premio Herralde de Novela de la editorial Anagrama; por Jaime Baily porque ha quedado finalista en el premio Planeta de España; Mario Vargas Llosa estuvo nuevamente nominado para el premio Nobel de Literatura».

Lamentó que en su país natal no existiera una afirmación nacional y la comparó con México, donde además «se dió una gran Revolución».

«La riqueza cultural del Perú se da porque nosotros políticamente somos inmaduros».

En Perú como en el resto del continente, afirma Bryce, se han copiado de las estructuras políticas y las convenciones sociales de los países colonialistas, de sus modos de pensar y subrayó que la Constitución peruana es surrealista por destacar entre sus artículos que «la educación es gratuita y obligatoria en un país donde no hay escuelas, ni maestros».

Sin embargo, en Europa y el resto del mundo, a la «América Latina se le conoce por su literatura».

«Los escritores por primera vez hemos creado un discurso que ha fascinado y que ha contado a América Latina sin complejos de inferioridad. No hemos querido ser franceses a la hora de escribir, no hemos querido ser norteamericanos».

Para desgracia de América Latina, la cultura europocentrista se impuso y reconoció tardíamente el surgimiento de la literatura latinoamericana como universal.

«Los catedráticos franceses decían que Borges no era un escritor argentino sino europeo, sin saber que el europeísmo es tan argentino como La Pampa».

El autor de Un mundo para Julius recalcó que las obras de Jorge Onetti, Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, por nombrar algunos, «son de una madurez impresionante».
Publicar un comentario