17.10.07

El Che en el cielo con estrella


Hace cuarenta años, el artista gráfico cubano Frémez amanecía el 18 de octubre [de 1967] entre bastidores. Imprimía con tinta negra la estampa de Ernesto Che Guevara sobre cartulina roja porque era el único material que tenía para hacer los carteles que se portarían en la concentración que se realizaría en la Plaza de la Revolución, de La Habana, en homenaje al Che.

La foto que utilizó como referencia para sus carteles rojinegros era la que Alberto Korda había tomado al Che el 5 de marzo 1960 y que en Cuba se había utilizado en muy pocas oportunidades. Es la foto más conocida del siglo XX y quizá la imagen más pintada en paredes del mundo.

El editor italiano Giangiacomo Feltrinelli –quien la reprodujo internacionalmente en afiches mientras el Che estaba en Bolivia–, para referirse a la imagen tomada por Korda la llamaba la foto de “El Che en el cielo con chaqueta”, parafraseando la canción de moda de los Beatles en 1967.

La estrella del Che han querido bajarla siempre. Por eso muestran constantemente la fotografía donde aparece muerto con los ojos abiertos o donde los asesinos se exhiben como quien muestra un trofeo de caza.

Los medios de comunicación, en general, por estos días en que se conmemora el 40 aniversario del Guerrillero Heroico, abordaron con insistencia la replicación de la imagen del Che como si fuera una marca, para de alguna manera banalizar su pensamiento; o resaltar la conducta que lo señala como un ser humano lleno de imperfecciones y restarle méritos a quien tuvo una vida revolucionaria.

Ellos siempre recordarán el 9 de octubre, el día en que fue asesinado Ernesto Che Guevara en La Higuera; mientras que quienes creemos que es posible un mundo mejor conmemoramos el 8 de octubre en homenaje a su última batalla en la Quebrada del Yuro, Bolivia.

Estos medios nunca mencionan ni mencionarán la carta de despedida del Che, como tampoco ninguno de sus textos, y mucho menos el discurso de Fidel Castro pronunciado esa noche del 18 de octubre en la Plaza de la Revolución: “Si queremos un modelo de hombre, un modelo de hombre que pertenece al futuro, de corazón digo que ese modelo, sin una sola mancha en su conducta, sin una sola mancha en su actitud, sin una sola mancha en su actuación, ¡ese modelo es el Che!”.

Queda para la posteridad la imagen del Che capturada por Korda y las palabras de Fidel que retrata al revolucionario. También perdurarán las lecturas y las escrituras del Che, su ejemplo y su estrella calada mas allá que en una boína.

Raúl Cazal
Publicar un comentario