28.10.07

Sigues equivocado

El jueves me topé con un amigo de la universidad, de la época en que estudiaba economía en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Por aquella época yo hacía un periódico que reflejaba las discusiones estudiantiles –se llamaba Pan, Mortadela y Kuley, Periódico marginal del lumpen proletariado de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (Faces)– y él intentaba crear una cooperativa estudiantil en un espacio que habían ocupado en la mezzanina del edificio de la facultad.

Por aquellos años ochenta, nuestras actividades eran comunes porque creíamos en la participación estudiantil para la solución de nuestros problemas y compartíamos criterios e ideas similares. Fue así como tomamos la dirección por asalto en vísperas de la inscripción, ganamos el centro de estudiantes, participamos en marchas, entre otras cosas. Pasó el tiempo. Después él trabajó con Gerver Torres en la época de la privatización de CAP II y hoy es el director académico de Liderazgo y visión.

Cuando nos percatamos el uno del otro, nos abrazamos y me dijo: “El inefable Cazal” y continuó:

–Sigues equivocado.

–Mi vida es una equivocación constante –atiné a responder con sorna–. A qué se debe que me adviertas de mis equivocaciones.

–Es que como ustedes dicen que nosotros estamos equivocados.

–¿Nosotros? Ese es el problema: generalizar. Y pensar que ustedes piensan que yo pienso que ustedes están equivocados. ¡Qué equivocados están!

Se sonrió, como era de esperar. Cruzamos otras palabras más y quedamos con la promesa de que algún día nos sentaríamos a conversar o discutir sobre lo que está en el tapete en materia de política. Supongo que es sobre eso y Chávez, por supuesto.
Publicar un comentario